EUROPA PRESS

  • Así lo determinan un grupo de investigadores del CIARD-UCAM.
  • El estudio se publicará en una revista internacional y alerta de los riesgos de este tipo de pruebas en la salud del deportista.

Kilian Jornet

Un estudio llevado a cabo por un grupo de investigadores del Centro de Alto Rendimiento de la UCAM de Murcia ha concluido que las pruebas de ultra-resistencia pueden suponer un grave perjuicio para la salud del deportista, si no se realiza una preparación adecuada por parte de un entrenador cualificado, además de un reconocimiento médico previo.

El estudio, que será publicado en APNM Journal, una de las principales revistas científicas internacionales especializada en nutrición y rendimiento deportivo, indica que es necesario tener cuenta que, cuando un deportista entra en un estado de sobreentrenamiento, necesita mucho tiempo para su recuperación, además de una supervisión exahustiva por parte de los especialistas hasta conseguir de nuevo el estado de forma óptimo.

Los profesores de la Universidad Católica e investigadores principales del proyecto, Jacobo Ángel Rubio y Domingo Jesús Ramos, presentarán los resultados obtenidos durante su investigación en el II Congreso Internacional Universitario de Trail Running y Raids de Aventuras, que se celebrará en el Campus de Cartagena de la UCAM los días 14 y 15 de abril.

El estudio además indica que una mala planificación del entrenamiento deportivo y una falta de control y supervisión médica puede producir a medio plazo el Síndrome del Sobreentrenamiento.










EP

  • “Cuando el sueño se interrumpe durante toda la noche, no existe la oportunidad de pasar a través de las fases del sueño para obtener la cantidad necesaria”, dice.
  • Los despertares frecuentes durante la noche son comunes entre las personas que acaban de ser padres y los trabajadores de la salud de guardia.

Las interrupciones del sueño

Un estudio dirigido por investigadores del Hospital universitario Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland, Estados Unidos, sugiere que despertarse varias veces durante la noche es más perjudicial para los estados de ánimo positivos que conseguir dormir el mismo poco tiempo pero sin interrupción.

Como detallan en la edición de este domingo, 1 de noviembre, de la revista Sleep, los investigadores estudiaron a 62 hombres y mujeres sanos sometidos al azar a tres situaciones experimentales de sueño en una habitación para investigación clínica: tres noches consecutivas de despertares forzados, con retrasos a la hora de irse a dormir o con sueño ininterrumpido.

Los participantes que se sometieron a ocho despertares forzados y los que se iban a la cama más tarde mostraron menos estado de ánimo positivo y más  estado de ánimo negativo después de la primera noche, según los resultados de un cuestionario de evaluación del estado de ánimo administrado antes de la hora de dormir. Se pidió a los participantes que calificaran cómo de fuertes se sentían en una gran variedad de emociones positivas y negativas, como la alegría o la ira.

Los autores dicen que las diferencias significativas surgieron después de la segunda noche: el grupo que tuvo despertares forzosos registró una reducción del 31% en el estado de ánimo positivo, mientras que el grupo al que se le retrasó la hora de irse a la cama obtuvo un descenso del 12% en comparación con el primer día. Los investigadores añaden que no encontraron diferencias significativas en el estado de ánimo negativo entre los dos grupos en ninguno de los tres días, lo que sugiere que la fragmentación del sueño es especialmente perjudicial para el estado de ánimo positivo.

“Cuando el sueño se interrumpe durante toda la noche, no existe la oportunidad de pasar a través de las fases del sueño para obtener la cantidad de sueño de ondas lentas que es clave para el sentimiento de la recuperación”, dice el autor principal del estudio, Patrick Finan, profesor asistente de Psiquiatría y Ciencias Conductuales de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Individuos con insomnio

Aunque el estudio fue realizado en sujetos sanos con experiencia general de sueño normales, Finan cree que los resultados son susceptibles de aplicarse a aquellos que sufren de insomnio. Los despertares frecuentes durante la noche son comunes entre las personas que acaban de ser padres y los trabajadores de la salud de guardia, además de ser uno de los síntomas más comunes entre las personas con insomnio, que constituyen aproximadamente el 10% de la población adulta de Estados Unidos.

“Muchas personas con insomnio logran dormir a trompicones durante toda la noche y no tienen la experiencia de un sueño reparador”, lamenta Finan, quien apunta que el estado de ánimo depresivo es un síntoma común del insomnio, pero cuyas razones biológicas son poco conocidas. Para investigar la relación, él y su equipo emplearon una prueba llamada polisomnografía para controlar ciertas funciones del cerebro y el cuerpo, mientras que los sujetos dormían para evaluar las etapas del sueño.

En comparación con el grupo que se acostó más tarde, los que se despertaban de manera forzada tenían periodos más cortos de sueño profundo de ondas lentas. La falta de suficiente sueño de ondas lentas presentaba una asociación estadísticamente significativa con la reducción del estado de ánimo positivo en los sujetos, dicen los investigadores. También vieron que el sueño interrumpido afecta a diferentes dominios del estado de ánimo positivo; reduciendo no sólo los niveles de energía, sino también sentimientos de simpatía y amabilidad.

Finan señala el estudio plantea que los efectos de la interrupción del sueño en el estado de ánimo positivo pueden ser acumulativos, ya que las diferencias entre los grupos surgieron después de la segunda noche y continuaron el día después de la tercera noche de la investigación. No obstante, estos expertos abogan por realizar más estudios para aprender más sobre las etapas del sueño en personas con insomnio y el papel desempeñado por una noche de recuperación de sueño.










SARA RÍOS

  • Expertos dietistas nutricionistas destacan las verduras y hortalizas, frutas, cereales integrales y los alimentos proteicos como base de una alimentación sana.
  • En el lado opuesto se encuentran las carnes procesadas, las bebidas azucaradas, los snacks, la bollería industrial, el pan de molde blanco y el alcohol.
  • Estas clasificaciones vienen corroboradas por organismos como la OMS o la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.
  • Este lunes, la OMS afirmó que las carnes procesadas como el bacon o las salchichas son cancerígenas.
  • ¿Qué debo hacer tras el informe de la OMS? ¿Hay que dejar de comer carne?
  • Comer vegetales es sano: cómo reducir la pérdida de nutrientes cuando toca cocinarlos.

Una ensalada y una hamburguesa

El informe emitido este lunes por la OMS que sentencia que el consumo de carne procesada causa cáncer colorrectal ha puesto en alerta a muchos consumidores que hasta ahora incluían en su dieta productos que formaban parte de este grupo como el bacon, las salchichas o el embutido (jamón y chorizo incluidos). El documento los incluye en la misma categoría que el alcohol o el tabaco, aunque no quiere decir que sean igual de peligrosos o cancerígenos.

¿Implica ello que debamos desterrarlos para siempre? No. Tal y como explicaba hace un año el dietista nutricionista Julio Basulto, “está claro que un consumo ocasional de bacon, jamón, salchichas o chorizo no va a matar a nadie (…), pero de lo que nadie duda es de que estos productos no deberían formar parte de nuestro patrón de alimentación habitual“.

No obstante, un estudio reciente de la OCU resaltó que los españoles han aprendido a comer mejor al aumentar la compra de frutas, verduras y pescados, a la vez que han reducido la de bollos, postres y bebidas azucaradas.

De acuerdo a la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, una alimentación saludable es “aquella que permite alcanzar y mantener un funcionamiento óptimo del organismo, conservar o restablecer la salud, disminuir el riesgo de padecer enfermedades (cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes), asegurar la reproducción, la gestación y la lactancia, y que promueve un crecimiento y desarrollo óptimos”. Agrega esta asociación que “debe ser satisfactoria, suficiente, completa, equilibrada, armónica, segura, adaptada, sostenible y asequible”.

“Una alimentación saludable es saludable para todo el mundo“, subraya el dietista nutricionista Juan Revenga, “independientemente de sus circunstancias fisiológicas (edad, sexo o embarazo)”.

Teniendo en cuenta la opinión de los expertos y de organismos como la OMS o la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (que cuentan con una guía actualizada), esta sería la lista de los alimentos que deberíamos incluir en nuestra dieta (ya que forman parte de un patrón de alimentación saludable) y aquellos que conviene evitar.

Alimentos saludables

Dentro de esta lista tienen una especial mención los alimentos de origen vegetal fresco, que en palabras de Juan Revenga “deben constituir la mitad de todo aquello que necesitamos comer: en el desayuno, comida y cena tiene que haber este tipo de alimentos“. Así consta además en la guía denominada “Plato para comer saludable” que ha elaborado la Universidad de Harvard.

Verduras y hortalizas. Que sean frescas (de temporada, preferiblemente) y se cocinen en casa: “La clave está en que la gente cocine lo que come, si tiene que cocinar tiene que comer comida de verdad, tiene que comprar fresco”, apunta Revenga. Son los tomates, lechugas, cebollas, zanahorias, repollo, brócoli, calabacín, berenjenas, calabazas… Las patatas no se consideran frutas ni hortalizas. En este caso, la OMS recomienda para verduras, hortalizas y frutas una ingesta mínima de 400 gramos diarios (cinco piezas o porciones).

Frutas. En este apartado se incluyen de todo tipo, de temporada y frutas tropicales. Aquí hay dos excepciones: beber un zumo de fruta no es lo mismo que comer la fruta, del mismo modo que la mermelada de fruta tampoco equivale a una ración de la misma. “El zumo aporta más calorías, menos fibra, menos saciedad y la posibilidad de tomar ‘más de la cuenta’ es mucho mayor”, explica Revenga.

Cereales integrales. Aquí se encuentran el maíz, mijo, avena o trigo integral no procesados que se pueden encontrar en productos como el pan o la pasta, así como el arroz integral. “Aquí no entran las galletas, tienen más grasa y más azucar que la bollería”, señala este dietista-nutricionista.

Alimentos proteicos. Este grupo engloba las carnes blancas (aves, conejo), pescados, legumbres, huevos y los frutos secos. Expertos nutricionistas como Juan Revenga o Julio Basulto destacan especialmente a las legumbres: “Son el grupo alimenticio que más porcentaje de proteínas tiene en peso seco, es decir, 100 gr de lentejas tiene más proteínas que 100 gr de carne”, añade Revenga.

Agua. El ser humano es en torno a un 60% agua (dependiendo de los hombres y las mujeres), de ahí que una buena hidratación sea indispensable para gozar de una buena salud. Eso sí, “que nuestra fuente de hidratación sea agua o infusiones con poco o sin azúcar”, remarcan los nutricionistas. La guía de la Universidad de Harvard incluye en este apartado al café.

Alimentos a evitar

A diferencia de la tradicional pirámide alimenticia, donde los refrescos, la crema de cacao o las patatas fritas aparecen situados en la cúspide, los expertos nutricionistas señalan que en realidad “estos alimentos no forman parte de un patrón de alimentación saludable”.

Carnes procesadas. Mencionadas anteriormente, son las salchichas, el embutido, el bacon, la carne enlatada o incluida en productos precocinados, entre otros.

Bebidas azucaradas. Son los denominados refrescos (de cola, naranja, limón…).

Snacks. Son las patatas fritas y similares, el maíz frito y los revueltos de frutos…

Bollería industrial. Más allá de los bollos como el cruasán y la magdalena, las galletas también están incluidas en este apartado.

Pan de molde blanco. Y por extensión, todos aquellos productos que no formen parte de la bollería industrial y contengan harinas blancas refinadas.

Bebidas alcohólicas. Aquí se incluyen también la cerveza y el vino. “El consumo de vino en España (no tanto la cerveza) tiene importantes connotaciones culturales, sociales (…), pero su consumo por cuestiones de salud no se justifica”, opina Revenga. Para más inri, la OMS las incluye junto a las carnes procesadas y el tabaco en el grupo 1 de sustancias cancerígenas.

Se debe reducir el cosumo de…

Lácteos. Lo ideal, tal y como aconsejan los expertos y la guía de la Universidad de Harvard, es una o dos porciones al día de lácteos y derivados, como el queso.

Carnes rojas. No hay que evitar su consumo, pero sí limitarlo, “no pasarse con ellas”, aclara Revenga.










alergia a la oliva alimentos y utensilos , alergia por diclofenac , algunas cremas para la cara con granitos o pucitas , higiene para los alimentos acumulados en la laringe

EFE

  • Investigadores españoles han conseguido “filtrar” el cannabis mediante el uso de péptidos bloqueadores.
  • Abren un camino para desarrollar fármacos con derivados de esta planta.

Cannabis

El cannabis tiene propiedades medicinales y de hecho tiene ya uso médico. Sin embargo, tiene también efectos secundarios, como la pérdida de memoria. Ahora, investigadores de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y del Hospital de Mar del Barcelona han conseguido separar sus efectos perjudiciales de sus propiedades analgésicas. Este filtro, que permite quedarse sólo con lo bueno del cannabis, abre un nuevo camino para desarrollar fármacos con derivados de esta planta.

La investigación ha demostrado en un ensayo con ratones que es posible disociar determinados efectos terapéuticos de los cannabinoides de sus principales efectos indeseables e identifica nuevas dianas terapéuticas en el sistema nervioso central para poder diseñar nuevos medicamentos. El estudio, dirigido por el jefe del Laboratorio de Neurofarmacología del Departamento de Ciencias Experimentales y de la Salud (CEXS) de la UPF, Rafael Maldonado, con participación de la investigadora del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), Patricia Robledo, lo publica la revista PloS Biology.

Maldonado explica que el potencial terapéutico de los compuestos derivados de la planta Cannabis sativa tiene un gran interés para el tratamiento de diversas enfermedades, pero sus efectos psicoactivos, especialmente las alteraciones que estas sustancias producen a nivel cognitivo, limitan el desarrollo de nuevos medicamentos basados en esta planta. Según Robledo, el deterioro de la memoria que produce “está limitando el uso médico de esta sustancia para el dolor, las náuseas o la ansiedad”.

La investigación, en la que también ha colaborado el científico Xavier Viñals, ha revelado que, en determinadas estructuras cerebrales, las moléculas responsables de los efectos psicoactivos de los cannabinoides, los receptores CB1, forman heterómeros (unidades de dos receptores diferentes) con receptores de tipo serotonèrgics 5HT2A, que son también dianas de gran interés terapéutico. “Estos heterómeros son los responsables de algunos de los efectos psicoactivos de los cannabinoides y, más concretamente, de las alteraciones cognitivas, la ansiedad y los efectos relacionados con la conducta social inducida por estas sustancias psicoactivas”, detalla Maldonado.

Los investigadores han demostrado que es posible obtener de los cannabinoides respuestas analgésicas y, al mismo tiempo, evitar los efectos deletéreos no deseados sobre la memoria mediante el uso de péptidos bloqueadores que actúan interfiriendo y disociando los receptores CB1 de los heterodímeros.

Maldonado ha concluido que “el descubrimiento de estos heterodímeros y del beneficio que se obtiene de evitar su formación, abre nuevas posibilidades para diseñar herramientas farmacológicas que permitan desarrollar un uso terapéutico de los cannabinoides que eluda los principales efectos adversos conocidos de carácter psicoactivo de estas sustancias”.










EFE

  • El estrés y el consumo de café, bebidas con cafeína y tabaco pueden provocar la aparición de tics benignos.
  • La mayoría aparecen en la infancia y pueden llegar a controlarse.
  • Cuando los tics se multiplican, se cronifican e interfieren en la vida cotidiana hay que evaluar si se trata del síndrome de Tourette.

Cerebro

Un movimiento involuntario del párpado, un guiño de ojo, una pierna que no para quieta. Todos hemos tenido alguna vez un tic que desaparece igual que llegó. Pero cuando estos movimientos repetitivos se cronifican e incrementan aparece una patología, el síndrome de Tourette.

Los tics benignos y temporales son contracciones involuntarias de determinados músculos del cuerpo que podemos llegar a controlar. Están asociados al estrés y, sobre todo en el caso del párpado, se puede producir por el consumo de estimulantes como el café, las bebidas de cola, el tabaco, la cocaína…

Pero también hay otros tipos de tics que todos padecemos a causa del nerviosismo, como cuando hablamos en público o ante una noticia inesperada. Hay personas que de forma inconsciente pueden mover un pie o tener algún rictus facial, pero son tics puntuales que desaparecen en cuanto termina la tensión. Si son aislados, los expertos recomiendan no preocuparse ni acudir a consulta.

Aparecen en la infancia

Los tics son movimientos bastante típicos en la edad infantil. Lo común es que se trate de tics benignos que van desapareciendo.

Los tics más típicos son los faciales, como guiñar un ojo, pero también son frecuentes las sacudidas de cabeza, tocarse el pelo o levantar un brazo. Son parte del movimiento habitual del afectado.

Este tipo de tics se pueden llegar a dominar. “Cuando uno tiene muchos tics y los intenta inhibir durante un tiempo, una vez que deja de controlarlos aparece una especie de brote, como si uno estuviera aguantando la necesidad de moverse y cuando ya no aguanta más los tics aparecen como pueden”, explica la doctora Luquin, neuróloga en la Clínica Universidad de Navarra.

Cuándo debe evaluarse médicamente

Pero cuando los tics se multiplican, se cronifican e interfieren en la vida cotidiana (muchos de los afectados se sienten acomplejados hasta el punto de tener problemas de convivencia social) hay que evaluar si se trata del síndrome de Tourette.

La enfermedad de los tics o de Tourette (que toma el nombre del neurólogo francés que diagnosticó la enfermedad) se inicia entre los 4 y los 13 años y existe siempre un antecedente familiar (padres, abuelos…). La genética una vez más está en el punto de partida.

Puede ser el caso de un niño que “tiene un tic en el ojo, luego levanta un brazo y después gira y sacude la cabeza”, unos movimientos repetitivos que “pasado un tiempo deja de hacer para incorporar un repertorio diferente“, defiende Rosario Luquin, reconocida neuróloga experta e investigadora de los trastornos del movimiento.

Los tics tienen un curso progresivo a partir del inicio de la enfermedad, a los 4 ó 5 años, y algunos tienden a remitir en la pubertad pero otros se quedan ya de por vida. Lo que suele ser poco frecuente es que a partir de la pubertad los niños tengan más tics, “o tiende a remitir o se mantienen en la misma intensidad”, indica la especialista.

Además de los trastornos del movimiento también son característicos los tics guturales o vocales: carraspeos o tos. Pero también se presenta como una tendencia patológica a pronunciar palabras obscenas o palabrotas de forma incontrolada, es lo que se llama cropolalia.

“En el origen de la enfermedad de Tourette hay un componente genético, pero además existe una alteración en el funcionamiento de las estructuras del cerebro, en los ganglios basales. Además, los mecanismos de liberación y de recaptación de la dopamina (sustancia que actúa como neurotransmisor de señales cerebrales, no funcionan bien provocando un exceso”, explica la neuróloga.

Los tratamientos farmacológicos van dirigidos a frenar la cantidad de dopamina del cerebro. Son medicamentos con actividad antidopaminérgica y suelen ser efectivos a la hora de dominar los movimientos descontrolados.

“Es más difícil, a veces, controlar los trastornos psiquiátricos que acompañan a estos tics”, apunta la doctora Luquin. Y es que la enfermedad de Tourette se puede asociar al trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) o al trastorno obsesivo compulsivo (TOC).

Tiene un componente psicológico y una disfunción importante de las tareas de aprendizaje.

Estimulación cerebral profunda

Para las personas que sufren la enfermedad de Tourette hasta el punto de quedar incapacitados para llevar una vida laboral y social normal y que no respondan a los tratamientos farmacológicos o sufran sus efectos secundarios, se aplica una técnica quirúrgica denominada estimulación cerebral profunda.

La neuróloga Rosario Luquin explica que esta técnica consiste en colocar unos electrodos en núcleos concretos del cerebro que controlan los tics.

Son pocos casos los que necesita utilizar este técnica que se practica en España, normalmente personas jóvenes que se enfrentan a esta cirugía que no comporta riesgos especiales.











Ultimos 10 mensajes del foro de medicina :

- Espermograma
- PhÆ°Æ¡ng pháp soi cầu lo bóng âm dÆ°Æ¡ng trong lô Äá»
- Estómago caido
- BÃ* quyết mặc bikini - bralette quyến rÅ© vÃ* an toÃ*n trong mùa du lá»ch biá»n
- Lazada giảm Äến 50% các sản phẩm mùa tá»±u trÆ°á»ng.
- TÆ° Tin Chien ThÄng Má»i NgÃ*y
- Äiá»u kỳ lạ vá»i ná»i thất nhÃ* hÃ*ng Äẹp ná»i tiếng tại Kiev Ukraina
- THE FACE APAX 2017 â dấu ấn Äược tạo từ những ngÆ°á»i mẫu nhÃ* không chuyên
- lÆ°á»i trÆ°á»ng mầm non
- Giá bếp nháº*p khẩu trong Há» ChÃ* Minh
- Äá»a chá» mua bán máy may gia Äình
- nervios
- problemas con mi eyaculación
- eyaculacion precoz
- Bếp Äiá»n từ Hafele sá»* dụng có tá»t không?
- các thÆ°Æ¡ng hiá»u bếp Äiá»n từ tá»t nhất hiá»n nay
- Phan Mem Bao Co, Phan Mem Buon Com
- Minoxidil liquido o espuma
- Quieres Bajar De Peso
- mã giảm giá tiki