SARA RÍOS

  • Las mujeres españolas son, junto a las italianas, las que más retrasan la maternidad en Europa: tienen su primer hijo en la década de los 30 años.
  • Como consecuencia de la maternidad tardía, también se tienen cada vez menos hijos: 1,32 hijos por mujer, según los últimos datos de Eurostat (año 2014).
  • “En España tiene que ver mucho con la rigidez del curso de vida, sumado a las circunstancias personales de cada uno”, señala la antropóloga Elena H. Corrochano.
  • La demógrafa Teresa Castro apunta a la inestabilidad laboral y la falta de ayudas estatales como causas de ese retraso en la maternidad y paternidad.
  • Desde el punto de vista médico, tener un hijo a partir de los 35 años no afecta a la salud de la madre, pero sí caen las posibilidades de quedarse embarazada.
  • La tendencia apunta que la edad de la maternidad seguirá en aumento mientras no se flexibilicen en España las estructuras económico-sociales.
  • La sociedad española que viene: más familias ‘sandwich’ y jóvenes más activistas.
  • Trabajar y tener hijos: el aún largo camino hacia la plena conciliación familiar en Europa.

Maternidad

El retraso de la maternidad en España es una cuestión recurrente que cada vez más evidencian los datos estadísticos —el INE aquí, Eurostat a nivel europeo— sobre fertilidad y nacimientos. En 2012, las españolas ocupaban el tercer puesto en maternidad tardía en la UE, mientras que en los años siguientes han escalado hasta la segunda posición y solo son superadas por las italianas (30,7 años).

La maternidad tardía crece en España a un ritmo mayor que la media europea: las españolas son madres primerizas con 30,6 años de media, por encima de los 28,8 años de media comunitaria, según el último estudio sobre nacimientos en la UE publicado el pasado mes de marzo por Eurostat, con datos correspondientes a 2014. Respecto al año 2013, España ha incrementado la edad en un 0,65%, mientras que en la UE ese aumento ha sido del 0,35%.

La cifra no difiere de la que arroja el INE: 30,55 años en el caso de las madres primerizas, mientras que para los padres la edad media se sitúa en los 33,7 años. La evolución en la última década en España también muestra una progresión. Si en 2005, las mujeres se convertían en madres a los 29,33 años de media, en 2013 lo eran a los 30,42 años.

Y es que ese retraso no es una cuestión que implique solo a las mujeres, también los hombres son padres a una edad más tardía. Teresa Castro, demógrafa del CSIC, señala a 20minutos que uno de los factores principales que provoca este retraso es la inestabilidad laboral. “Realizan sus estudios, entran al mercado de trabajo más tarde, se retrasa la formación de pareja y se estabilizan más tarde”, explica Castro.

“En España tiene que ver mucho con la rigidez del curso de vida“, destaca por su parte la doctora en Antropología por la UNED Elena H. Corrochano, experta en maternidad primípara tardía y miembro del grupo de investigación Familias tardías. Esa rigidez no solo se da en las estructuras básicas —primero el instituto, luego la universidad y después la incorporación al mercado laboral—, sino también en el ocio, apunta Corrochano.

“Somos una sociedad muy estructurada, rígida y poco flexible al cambio, las propias estructuras nos lo dan y vamos cumpliendo esos ritmos. Eso, sumado a las circunstancias personales de cada uno, lleva a tomar la decisión de retrasar la maternidad”, añade esta experta.

Con todo, la antropóloga señala que el retraso de la maternidad no debe ser visto como algo negativo: “No es un problema, es una circunstancia social“. El problema, prosigue Corrochano, “vendrá para los Estados debido a esa rigidez. Eso sí puede generar una situación de desequilibrio entre las generaciones”. Es lo que Corrochano denomina “nuevos modelos de familia, familias tardías”.

Madres tardías y con menos hijos

Como consecuencia de la maternidad tardía, también se tienen cada vez menos hijos. España también está a la cola de Europa en lo que a tasa de fertilidad se refiere, solo superado por Italia y Eslovaquia. Según los últimos datos de Eurostat, la tasa está en 1,32 hijos por mujer, frente a la fertilidad media de 1,58 hijos en el conjunto de la UE, y apenas ha subido un 0,08% desde 2001, cuando la tasa española se situó en los 1,24 hijos por mujer.

“No es que en España se quieran tener menos hijos, pero no se tienen porque hay barreras que lo impiden”, apunta la demógrafa Teresa Castro. Entre esas trabas no solo está el difícil acceso al mercado laboral, sino también la falta de ayudas e incentivos por parte del Estado. “En Francia hay muchas ayudas a la maternidad, los permisos de maternidad son altos, bien pagados, mientras que en España las ayudas son bastante escasas”, lamenta esta experta.

Pese al eterno debate de la conciliación laboral y familiar, Castro insiste en que “estamos a la cola en Europa. En los países nórdicos es más igualitario el permiso de paternidad y maternidad y los estudios reflejan que es más probable que una pareja allí tenga un segundo hijo”. Una opinión que coincide con la de la antropóloga Elena Corrochano: “Cuanto más flexibles, más dinámicas, son las sociedades encontramos menos mujeres que tengan hijos tardíamente“.

Dificultades para lograr el embarazo

Y a medida que la edad de la mujer avanza, las probabilidades de quedarse embarazada caen. “No afecta para nada a la salud de la mujer, pero altera el factor reproductivo. A partir de los 30 años ya se va perdiendo fertilidad y lo que hace es que le cueste más conseguir los embarazos”, asegura el doctor Koldo Carbonero, jefe de servicio de ginecología del Hospital de día Quirón Salud San Sebastián.

“A diferencia del hombre, la mujer nace con un número de óvulos fijo, los va gastando hasta la menopausia y a medida que pasan los años van envejeciendo. Cuanto más viejas sean las células, menos capacidad tendrán de formar un embrión viable y habrá más probabilidades de abortos y de tener malformaciones cromosómicas fetales”, explica el doctor Carbonero, quien también es presidente de la sección de esterilidad e infertilidad de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

Esta no es la única causa que limita a las mujeres para quedarse embarazadas, sino que también va ligada a que “los varones tienen el semen de mucha peor calidad“, apunta el doctor.

Entonces, ¿qué edad sería biológicamente la más recomendable para que una mujer dé a luz a un hijo? “Antes de los 30″, sostiene el doctor Carbonero. En su opinión, “de 35 años en adelante ya es una edad mala porque la fertilidad está bastante comprometida. Se lo deben plantear antes de los 36″. Sin embargo, aunque la edad biológica y reproductora es la misma que hace 500 años, la esperanza de vida ha aumentado: “Una mujer de 35 años hoy en día es joven“, indica Carbonero.

Desde el punto de vista médico, “el embarazo en sí no supone ningún riesgo para una mujer de 40 años, las complicaciones están en el hecho de conseguir un embarazo con un feto viable“, aclara el doctor.

Aumentan los tratamientos de fertilidad

El retraso de la maternidad también se ha visto reflejado en un incremento de mujeres y hombres que acuden cada vez más a las consultas de los centros de fertilidad. “Aumentan las parejas con problemas de fertilidad y acceden tarde a estos tratamientos“, apunta el doctor Carbonero, cuya edad media de sus pacientes en la primera consulta está en los 39 años.

La ley española no pone límite de edad para que la mujer se someta a tratamientos de fecundación, “legalmente se puede hacer y técnicamente también”, señala el doctor, pero “por encima de los 50 años no hacemos ningún tratamiento de fertilidad, es una decisión ética”.

En el caso de la sanidad pública, el límite para someterse a estos tratamientos está establecido en los 40 años, lo que ha provocado que muchas mujeres acudan a la privada. El método más empleado para los casos de infertilidad es la ovodonación —óvulos de una donante—.

Uno de los consejos que realiza este doctor ante el retraso de la maternidad es “un planteamiento de preservación de fertilidad: la mujeres pueden vitrificar óvulos, ahora no solo se vitrifica el semen”. Este tratamiento, que aconseja a mujeres por debajo de los 30-35 años, cuesta de media en España unos 3.000 euros.

Una tendencia al alza

La edad media de la maternidad en España no ha hecho más que aumentar con los años, y según los expertos esta será la tendencia, siempre y cuando no se flexibilicen los cursos de vida y las estructuras sociales y laborales, apunta la antropóloga Elena Corrochano. “Las estructuras económico-sociales están cada vez más en esa rigidez“, agrega.

Tal y como señala la demógrafa Teresa Castro, la edad de la maternidad “se ralentizó antes de la crisis (2008) por la influencia de la población inmigrante, que tiene hijos más jóvenes. Con la crisis se sigue retrasando, y por ahora no hay signos de que esto se haya estabilizado“, concluye.

Evolución de la tasa de fertilidad y la edad de maternidad

La siguiente tabla muestra la evolución de la tasa de fertilidad en España (número medio de hijos por mujer), desde 2005 hasta 2014 (Fuente: Eurostat).

Año Número de hijos por mujer
2005 1,33
2006 1,36
2007 1,37
2008 1,44
2009 1,38
2010 1,37
2011 1,34
2012 1,32
2013 1,27
2014 1,32

La gráfica y el cuadro siguiente muestran la evolución de la edad media de maternidad al primer hijo en España (Fuente: INE).

Año Edad media de la mujer
2005 29,33
2006 29,31
2007 29,45
2008 29,30
2009 29,59
2010 29,82
2011 30,11
2012 30,25
2013 30,42
2014 30,55










vajinas con bebes hd , vajinas enormes

20MINUTOS.ES / EFE

  • Casi la mitad de los pacientes ingresados recibe antibióticos.
  • Cada año mueren en Europa 25.000 personas como consecuencia directa de infecciones por bacterias multirresistentes a los antibióticos.
  • Las superbacterias resistentes a los antibióticos cada vez proliferan más.

La OMS alarmada por el aumento de la resistencia a los antibióticos

Las autoridades sanitarias de todo el mundo lo vienen advirtiendo hace años: la venta y el uso inapropiado de los antibióticos conducen a un aumento en la resistencia de las bacterias a los antibióticos, con lo que se reduce el número de antibióticos efectivos. Como dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), el hecho resulta “todavía más alarmante si se tiene en cuenta que en los últimos 25 años no se han descubierto nuevos antibióticos”.

Como dicen los responsables sanitarios y los científicos, el peligro de que los antibióticos dejen de servir es real. Las superbacterias resistentes a los antibióticos cada vez proliferan más. Gran parte de la culpa la tiene el mal uso que hacemos de los antibióticos; así, las bacterias desarrollan mecanismos de resistencia de forma más rápida.

Y en ello los españoles no somos excepción. España se encuentra por encima de la media europea en cuanto al consumo de antibióticos a nivel hospitalario y casi la mitad de los pacientes ingresados recibe estos medicamentos, lo que sitúa al país en la quinta posición de la UE.

Efectivamente, también el Ministerio de Sanidad recuerda que el uso inadecuado o el abuso del consumo de antibióticos son los responsables del rápido aumento de las resistencias bacterianas y de la pérdida de eficacia de estos medicamentos en el tratamiento de algunas infecciones. Es “un grave problema de salud pública” asegura el ministro Alfonso Alonso, que esta semana se ha reunido con los grupos de coordinación del Plan Nacional de Resistencia a los Antibióticos –que contempla 84 acciones centradas en vigilancia, control, prevención, investigación, comunicación y formación–.

Según el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea de Medicamentos, cada año mueren en Europa 25.000 personas como consecuencia directa de infecciones por bacterias multirresistentes a los antibióticos, que además generan un impacto económico de 1.500 millones de euros.

Desde hace 70 años los antibióticos han permitido curar infecciones bacterianas que de otra forma habrían sido mortales, pero actualmente en muchos casos se produce un uso indiscriminado de estos fármacos. La OMS insiste en que si queremos mantener el milagro médico de los antibióticos debemos entender cuándo valen y cuándo no. Conviene recordar que los antibióticos son efectivos contra las bacterias y no contra los virus, y que los virus son los responsables del 90% de las irritaciones de garganta y del 100% de los casos de gripe.










EFE/SINC

  • Pueden ser más: muchos no se declaran al ser inmigrantes en situación irregular.
  • La tuberculosis es la responsable de más de un millón y medio de muertes cada año, más del 95%, en países con pocos recursos.
  • Se ha pasado de un 100% a un 70% de curación, debido a la aparición de tuberculosis resistente y multirresistente o a los abandonos del tratamiento.
  • La Politécnica de Madrid crea un juego ‘online’ para diagnosticar la tuberculosis.

Tuberculosis

Cada año, 10 millones de personas contraen tuberculosis, una enfermedad causada por una bacteria que casi siempre afecta a los pulmones. Se contagia por el aire. Si se diagnostica y se trata con antibióticos, es curable. Pese a ello, es la responsable de más de un millón y medio de muertes cada año: un niño muere por tuberculosis cada medio minuto. La mayoría de estas muertes, más del 95%, se dan en países con pocos recursos.

En España se dan aproximadamente 5.700 nuevos casos de tuberculosis al año, 10 casos por cada 100.000, una incidencia que pese a reducirse es “mucho más alta” que la del resto de países europeos, tal y como denuncian algunos expertos. Los datos los aportan varias sociedades médicas con motivo del Día Mundial de la Tuberculosis, que se celebra este 24 de marzo, en la que han subrayado que, e

En España, la tuberculosis es un “problema de salud pública de primera magnitud”. Según el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (Semg), Benjamín Abarca, probablemente existen más casos de los 5.700 “y no están declarados” por tratarse de inmigrantes en situación irregular. Por ello, los expertos han coincido en la necesidad de que se destinen más recursos para mejorar la situación, que incide más en los colectivos desfavorecidos.

“Uno de los grupos de población a los que fundamentalmente afecta es a los inmigrantes”, corrobora la presidenta de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ), Pilar de Lucas, ya que el 30% de los casos corresponde a esta población, y en ciudades como Madrid o Barcelona ronda el 50%. De Lucas explica que se ha pasado de un 100% de curación de esta enfermedad a un 70%, debido a la aparición de tuberculosis resistente y multirresistente o a los abandonos del tratamiento.

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España, Juan José Rodríguez Sendín, insiste en que la “gran solución” a la tuberculosis es invertir más recursos y convencer a las autoridades de que hay que buscar soluciones que mejoren la situación de los enfermos. “Si comparamos los casos que se dan al año de otro tipo de procesos infecciosos en España, parecen una broma comparados con los de tuberculosis“, ha reseñado.

“Exige compromiso por parte de las autoridades sanitarias”, manifiesta el presidente del comité científico de la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad (TBS), Julio Ancochea, quien ha reiterado que esta patología “se ceba con las poblaciones más desfavorecidas”. Por ello, hace un llamamiento a los responsables políticos y sanitarios para que “tomen nota y procuren corregir situaciones tremendamente injustas”.

El responsable del Plan de Salud de Cruz Roja Española, Juan Jesús Hernández, hace hincapié en que el acceso a la salud “debe ser universal con independencia de la persona”. En este sentido, los expertos muestran su rechazo al real decreto aprobado por el Gobierno para garantizar la sostenibilidad del sistema público de salud al considerarlo “injusto” porque genera la “exclusión” de algunas personas a la sanidad.

De Lucas, además de pedir la “abolición” de esta medida, reclama la elaboración de un plan nacional contra la tuberculosis, al tratarse de una enfermedad que afecta a toda la población y de la que hay muchos “casos sin diagnosticar”. Ancochea explica que con este real decreto no hay datos de que haya aumentado la mortalidad, pero el diagnóstico de la enfermedad es más tardío. “Cuanto más tardemos en diagnosticar, estamos poniendo en peligro y amenazando la salud pública”, apunta.

Un juego ‘online’ ayuda a diagnosticar la tuberculosis

¿Qué pasaría si en lugar de “disparar marcianos” pudiéramos jugar a ayudar a diagnosticar enfermedades desde nuestro móvil? Cada semana la humanidad juega a videojuegos más de 3.000 millones de horas. Un pequeño porcentaje de ese tiempo bastaría para diagnosticar todos los casos de tuberculosis del mundo.

Aprovechar ese potencial es el objetivo de TuberSpot, un juego online que se ha lanzado con motivo del Día Internacional de la Tuberculosis. Los jugadores, sin necesidad de conocimientos previos, pueden ayudar a analizar imágenes reales de muestras de pacientes. TuberSpot ha sido desarrollado por investigadores del Grupo de Tecnología de Imágenes Biomédicas de la ETSI de Telecomunicación de la Universidad Politécnica de Madrid (CEI-UPM).








EP

  • Según una investigación llevada a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).
  • Los hábitos alimenticios y la vida social son factores a tener en cuenta y que determinan estas variaciones de peso.

Pareja

En el transcurso desde que empieza una relación de pareja hasta que acaba por estabilizarse se pueden ganar hasta 4,5 kilos, según han reflejado los resultados de la encuesta XLS Medical llevada a cabo por la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), y se trata de un hecho que las participantes atribuyen principalmente a las discusiones, al periodo de relajación que sigue al enamoramiento intenso, así como al momento del embarazo.

La encuesta, realizada sobre una muestra de 2.314 personas, indica que el 81% considera que el peso sufre o puede sufrir variaciones en función del momento de la relación en la que se encuentre. El 99 por ciento de las encuestadas son mujeres, de las cuales el 66% tienen entre 31 y 40 años, informan desde la organización.

Según ha destacado el vicepresidente de la SEEDO, Víctor Goday, el 73% considera que el control del peso es importante cuando se está buscando pareja, y el 68% cuando se inicia la relación, que cambia de opinión cuando la relación se consolida. Por tanto, el experto ha advertido de que ‘cuando se está en mitad de una relación se tiene mucha menos conciencia de lo importante que es mantener el peso idóneo’.

Por otro lado, las encuestadas han sido preguntadas por la ingesta compulsiva. “La mayoría de las veces no comemos porque necesitamos alimentarnos, sino por otros muchos impulsos que nos llegan en cada momento”, ha señalado Godoy. En busca de pareja se come menos compulsivamente, al igual que ocurre al inicio de una relación; sin embargo, un 51 por ciento declara hacerlo en la ruptura, principalmente dulces, “ya que con ello se genera la hormona de la satisfacción”.

Asimismo, el picoteo propio de las horas de la tarde, después del trabajo o después de la cena, se realiza con menos frecuencia cuando se busca pareja, práctica que aumenta considerablemente cuando la relación se consolida, y más aún durante el proceso de ruptura, según ha recogido el estudio.

En este sentido, el especialista ha resumido que la alimentación es más cuidada en las personas que buscan pareja. “Hacer una vida saludable no es hacer dieta sana, es mucho más, y es que el ejercicio es muy importante”. La encuesta revela que las personas que buscan pareja hacen menos ejercicio, pero hacen menos aquellas que están a punto de acabar con ella.

Otro punto abordado ha sido la vida social. Durante el periodo en el que se está soltero o buscando pareja la persona tiene mayor vida social, algo que suele mantenerse cuando se empieza una relación, pero que cae en picado cuando ésta llega a asentarse y, en contra de lo recomendado, cuando finaliza. En cuanto al consumo de refrescos azucarados, éste aumenta en las rupturas, así como el de tabaco y alcohol.

Hábitos nutricionales de las encuestadas

Por su parte, la nutricionista de XLS Medical, Carmen Pardos, ha hablado sobre los hábitos nutricionales que las encuestadas aseguran llevar a cabo. Por un lado, el 54 por ciento afirma consumir entre una o dos frutas o verduras al día, “algo insuficiente”. “Las recomendaciones nutricionales indican que hay que hacer ingestas unas cinco veces al día entre frutas y verduras“, ha apostillado la doctora.

Las conclusiones también muestran que el 67 por ciento dice realizar entre tres y cuatro comidas al día. “Es bastante correcto, aunque lo ideal sería hacer cinco (desayuno, comida, cena y dos tentempiés)”, ha recordado.

Asimismo, el 68 por ciento afirma comer en casa y el 67 por ciento acompañada. “El hecho de comer en casa trae consigo una alimentación baja en grasa y con menús más saludables, pero hay que controlar las cantidades”. Además, comer acompañado ‘ayuda mucho, ya que se disfruta más de la comida, lo que hace que la ingesta se haga más lentamente y aumente la sensación de saciedad’, ha apuntado.

Al preguntarles por la frecuencia en que controlan su peso en báscula, el 34 por ciento confiesa hacerlo una vez por semana. “Es fundamental llevar un control del peso corporal pero no es necesario hacerlo semanalmente, se recomienda una vez al mes”. En este sentido, el 66 por ciento quiere perder peso por falta de satisfacción con el peso actual, y, de este porcentaje, al 92 por ciento le gustaría perder peso (una media de 12 kilos en 6 meses).

Finalmente, la nutricionista ha explicado que el porcentaje de insatisfacción con el peso entre las encuestadas es muy elevado, y más de la mitad no han consultado nunca a un especialista para perder peso. En este caso, sea cual sea la fase de la relación en la que se encuentren, “puede ser de gran ayuda contar con asesoramiento profesional en cuanto a seguimiento y control, así como utilizar productos específicos que multiplican los resultados, eso sí, siempre que sean productos con seguridad demostrada y sin efectos secundarios, como es el caso de XLS Medical”. 








EUROPA PRESS

  • El 63% lo cree suficiente y el 32% cree que debería dormir más.
  • Según el barómetro del CIS, ellos duermen 10 minutos más que ellas.
  • Los que más horas descansan son los jóvenes y los mayores de 65 años.
  • Entre semana, un 10,6% de ciudadanos duerme menos de 6 horas.

Durmiendo

Hay que dormir más. Los expertos aconsejan llegar a las 8 horas, pero a los españoles nos falta aún, cosa tal vez de nuestros horarios y esos televisores que no se apagan hasta más allá de la medianoche. Dormimos una media de siete horas diarias… y nos parece suficiente.

Según el barómetro de noviembre del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los españoles duermen una media de 7,12 horas diarias, una cantidad que dos de cada tres (63%) considera que es suficiente. Un tercio (32,2%) cree que debería dormir más y sólo un 4,5% reconoce que duerme demasiado. Los hombres duermen diez minutos más que las mujeres. Un tercio de las mujeres (34,6%) y de las personas entre 45 y 54 años (35%) creen que deberían dormir más.

Los hombres duermen 7,17 horas frente a las 7,07 horas de las mujeres. También hay diferencias por edades. Los que más duermen son los consultados de 18 a 24 años, que confiesan pasar 7,65 horas en la cama. Les siguen los mayores de 65 años, con 7,25 horas. Los que aseguran dormir menos son los que están entre los 45 y los 64 años, con 6,93 horas diarias.

Entre semana, la mitad de los españoles (47,1%) duerme entre 6 y 7 horas y otro 30,8% disfruta de una hora más cada día en la cama. Un 10,6% duerme menos de 6 horas y un 9,6%, en cambio, pasa más de 10 horas cada día durmiendo.

Las cosas cambian ligeramente los fines de semana, cuando la media de horas de sueño sube a 7,57 horas: 7,64 horas los hombres y 7,50 las mujeres. Los sábados y los domingos se eleva al 21,2% las personas que duermen entre 8 y 10 horas frente al 9,6% de los días de diario.

Salud y felicidad

En el barómetro de noviembre se ha preguntado a los españoles qué cosas les vienen a la cabeza como las más importantes para tener una vida feliz. La mayoría (49,5%) menciona “tener buena salud”, que es la respuesta que sobresale con diferencia sobre todas las demás.

Le sigue a gran distancia llevarse bien con la familia (10,1%), tener garantizadas las libertades (6,5%), tener dinero suficiente como para disfrutar de una vida confortable (5,9%), y tener buenos amigos (5,8%). Tener una relación de pareja no aparece hasta el puesto octavo (3,5%), seguido de tener hijos (2,9%) y avanzar en la carrera laboral (1,5%).











Ultimos 10 mensajes del foro de medicina :

- Espermograma
- PhÆ°Æ¡ng pháp soi cầu lo bóng âm dÆ°Æ¡ng trong lô Äá»
- Estómago caido
- BÃ* quyết mặc bikini - bralette quyến rÅ© vÃ* an toÃ*n trong mùa du lá»ch biá»n
- Lazada giảm Äến 50% các sản phẩm mùa tá»±u trÆ°á»ng.
- TÆ° Tin Chien ThÄng Má»i NgÃ*y
- Äiá»u kỳ lạ vá»i ná»i thất nhÃ* hÃ*ng Äẹp ná»i tiếng tại Kiev Ukraina
- THE FACE APAX 2017 â dấu ấn Äược tạo từ những ngÆ°á»i mẫu nhÃ* không chuyên
- lÆ°á»i trÆ°á»ng mầm non
- Giá bếp nháº*p khẩu trong Há» ChÃ* Minh
- Äá»a chá» mua bán máy may gia Äình
- nervios
- problemas con mi eyaculación
- eyaculacion precoz
- Bếp Äiá»n từ Hafele sá»* dụng có tá»t không?
- các thÆ°Æ¡ng hiá»u bếp Äiá»n từ tá»t nhất hiá»n nay
- Phan Mem Bao Co, Phan Mem Buon Com
- Minoxidil liquido o espuma
- Quieres Bajar De Peso
- mã giảm giá tiki